VISÍTANOS en LATINOAMERICA
noviembre 11, 2022
"Es el momento". Desde el sector de la biomasa celebran las señales de la subasta y crecen las expectativas
A pesar de que se encontraron algunos puntos a mejorar para las futuras subastas, la actualidad de la tecnología es prometedora. En diálogo con Energía Estratégica España, Emilio Luis López, Director Ejecutivo de Bética de Biomasa, realiza un análisis del mercado y propone mayor profundidad.

En su extensión territorial, España sobrepasa las 200 mil hectáreas de bosques. Los informes revelan que, en los últimos 20 años, se ha duplicado la biomasa que no tiene valor para otros mercados. 

La biomasa forestal crece a un ritmo aproximado de 46 millones de m³ anuales, de los cuales se aprovechan aproximadamente 19 millones de m³. Es decir, algo más del 41%, mientras que en países del norte de Europa de tradición forestal sostenible el aprovechamiento es superior al 70 %.

Esta fue el combustible ideal para los grandes incendios con los que se vio afectado el país. No obstante, es una gran oportunidad para acelerar la transición energética, sirviendo como materia prima para la producción de electricidad y de calor, además de generar numerosas fuentes de empleo. 

«España es el único país que en los últimos 6 años ha producido energía con biomasa. El fenómeno de exportación de biomasa está ocurriendo», enfatiza Emilio Luis López, Director Ejecutivo de Bética de Biomasa. 

En diálogo con Energía Estratégica España, el ejecutivo comenta que este es un gran momento para la tecnología sumado a que luego de la tercera subasta renovable, ocurrida el 25 de octubre, el sector demostró gran interés. 

El MITECO ha adjudicado 146 MW de biomasa a un precio medio ponderado de 93,09 €/MWh, con un máximo de 108,19 €/MWh y un mínimo de 72,38 €/MWh

La competitividad de la biomasa se vió altamente favorecida con el aumento del precio del gas y esto permite un menor tiempo de amortización de la inversión de nuevas plantas

Son precios superiores a los de otras renovables, pero su impacto positivo en el entorno lo compensa, ya que es una tecnología gestionable, facilitando la operación del sistema eléctrico por su carácter de síncrona. 

Además, tiene un importante valor añadido de generación de empleo, principalmente en entornos rurales, y ayuda a gestionar y valorizar residuos forestales y agrícolas.

López destaca que las señales que dejó la licitación fueron altamente gratificantes, ya que se vio «un gran apetito de los empresarios, a pesar de que el modelo no se adaptó a la realidad del mercado». 

Sobre este tema explica que la producción de biomasa está muy atada a los precios de la inflación debido a que el coste incluye: mano de obra para recolectar la materia prima o directamente la compra de la misma y su traslado, por ejemplo. 

Al mismo tiempo, indica: «No hay expectativa de reducción de CAPEX ya que la tecnología es muy madura y no se prevén cambios». 

Con esto sugiere que los contratos que se firmaron con un plazo de 20 años y un ingreso fijo, son un gran riesgo para los inversores

El diseño del mecanismo está pensado para tecnologías como la eólica y la solar donde esto no ocurre.

En este sentido, López espera que para las próximas subastas programadas para 2023 y 2024 se tenga en cuenta esta particularidad para que sea aún más atractiva y se diversifique su participación. 

De hecho, la mayor parte de las ofertas se han ido por encima del precio máximo, y puntualmente de los proyectos de menos de 20 MW, que tenían un cupo reservado de 40 MW, ninguna ha logrado entrar. 

¿Es el mejor momento de la biomasa?

«Es una singularidad dentro del mercado europeo que se desarrollen proyectos de biomasa para la generación eléctrica porque el rendimiento está comparado con la aplicaciones de cogeneración o térmicas», destaca el referente de Bética y añade que aunque históricamente los productores de energía siempre fueron los principales consumidores, hoy la demanda se ha ampliado. 

La tendencia de la biomasa es de una mayor producción en 2023 de la que hubo este año, en el que se espera que cierre con un notable incremento con respecto al 2021. 

Con el cumplimiento de todos los objetivos marcados en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) 2021-2030, la biomasa (en general) generaría alrededor de 10.050 GWh anuales, lo que representaría únicamente un 5,8% del potencial total de esta fuente energética. 

«Estos son objetivos realmente alcanzables, incluso con el retraso del calendario de ayudas y subastas», afirma López y añade que de la mano de la generación térmica, seguramente las cobras se superen. 

No obstante, para el asesor es necesaria una mayor profundidad del mercado, donde se cuenten con índices de referencia, acuerdos transparentes de suministro a largo plazo y facilitar el acceso al material tanto forestal como agrícola

Sin embargo, reconoce la gran actividad por parte de todos los actores por hacer crecer la participación de la biomasa en la generación eléctrica y una mayor sensibilidad de las administraciones públicas para aprovecharla como tecnología que sume a la transición ecológica. 

1 Comentario

  1. Andrew Torres

    Saludos! Según lo descrito aquí, está mucho por hacer con las energías de biomasa en Espana y llama la atención lo informal que aún está este mercado y su manejo.

    Para la recolección es preciso involucrar tanto a los entes públicos como privados y crear incentivos para asegurar su involucramiento y que así aumente la recogida de los residuos para su aprovechamiento energético.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbase a nuestro Newsletter

Mantenemos sus datos en privado y sólo los compartimos con aquellas terceras partes que hacen el servicio posible. Lea nuestra política de privacidad para más información.

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors