VISÍTANOS en LATINOAMERICA
junio 29, 2022
17,5GW de renovables. Las advertencias de Falck Renewables para que continúe creciendo el mercado en España
Juan Antonio Blanco, Director de Desarrollo de Negocio de la compañía, considera que debieran abordarse políticas “más ambiciosas” para apoyar la transición ecológica. ¿Qué acciones propone?

Falck Renewables es una compañía dedicada al diseño, desarrollo, construcción y gestión plantas de producción de energía renovable, principalmente eólica, tanto onshore como offshore, y la solar fotovoltaica

En una entrevista para Energía Estratégica España, Juan Antonio Blanco, Director de Desarrollo de Negocio en España de Falck Renewables, destaca que junto a la coyuntura de precios actuales, el principal obstáculo que encuentran es “la burocracia y la falta de recursos por parte de la Administración”

Además, agrega que esta situación provoca que provoca “una serie de retrasos y penalizaciones, poniendo en serio riesgo el cumplimiento de los requisitos del RD 23/2020 y, por tanto, la viabilidad de los proyectos”.

En este sentido, explica la necesidad de políticas “más ambiciosas” de apoyo a la transición ecológica, que ayuden a simplificar y acelerar los tiempos administrativos y de adjudicación de capacidad de acceso y conexión a la red eléctrica.

¿Cuántos proyectos de energías renovables llevan construidos y operativos?

Durante los más de 115 años de historia y experiencia en el sector energético, Falck Renewables se ha establecido en 40 países directamente y, también, a través de su división de servicios a terceros: Vector Renewables. 

En 2021, el Grupo Falck Renewables alcanzó una facturación de cerca de 568.4 millones de euros. Nuestros activos propios y tecnología suman un total de 58 plantas con una capacidad instalada de 1.408 MW, de los cuales el 78% corresponden a energía eólica, el 17% a energía fotovoltáica y el 3% a la valorización energética y biomasa.

¿Y en España?

En España, contamos con cuatro plantas operativas de energía renovable: Tres de ellas de energía eólica, una en Tordesillas (Valladolid) y dos en Muel (Zaragoza), con una potencia total de 59 MW; y una planta fotovoltaica en Escatrón (Zaragoza) de 50 MW, lo que supone una capacidad total de 109 MW. 

Actualmente, nos encontramos con una cartera de proyectos de hasta 1GW, todos ellos con acceso y conexión a la red y en proceso de tramitación, entre fotovoltáica y eólica.

¿Qué objetivos se plantean para este 2022?

Nuestro objetivo principal es avanzar en el Plan Estratégico marcado en la Hoja de Ruta 2025, donde nos centramos en cuatro compromisos principales: Reducir el consumo, gestionar la flexibilidad (para mantener un funcionamiento adecuado de los procesos técnicos y comerciales), desarrollar y gestionar la capacidad actual y descarbonizar el consumo restante. 

Mediante los KPI’s (o indicadores clave de rendimiento) hacemos un seguimiento de nuestro avance hacia la consecución de estos objetivos.

En definitiva, nuestro propósito es producir energías limpias a bajo precio y a largo plazo, mientras que apoyamos el desarrollo de las comunidades locales.

¿Cómo es la situación actual de las renovables en los mercados europeos? 

Europa está envuelta en una crisis energética sin precedentes como resultado del aumento descontrolado del precio de los combustibles. 

 La solución definitiva al problema de nuestra dependencia energética, junto con la reforma del mix energético, es la aceleración del proceso de sustitución de plantas de generación convencional (principalmente gas y combustibles fósiles) por centrales eólicas y fotovoltaicas, que además de garantizar menores precios, tienen la ventaja de poder convertir a España en uno de los mayores exportadores de energía (limpia) de la Unión Europea.

¿Qué obstáculos se encuentran en España?

Fundamentalmente, y adicional a la coyuntura de precios actuales, tanto de materias primas como de transporte y logística de equipamiento, el principal obstáculo es la propia burocracia y la falta de medios/recursos por parte de la Administración que provocan una serie de retrasos y penalizaciones poniendo en serio riesgo el cumplimiento de los requisitos del RD 23/2020 y, por tanto, la viabilidad de los proyectos.

Además, las nuevas corrientes “neonegacionistas” de las plantas de generación utility scale, imprescindibles para poder cubrir la demanda energética del país, no hacen sino dificultar la transición energética tan necesaria e indispensable para nuestro presente y futuro.

 Alejando asimismo la posibilidad de entrada de inversiones en el sector, sin los cuales no es posible el desarrollo de los objetivos marcados por la transición energética.

¿Cómo podrían sortearse estas dificultades? 

Debemos contar con políticas más ambiciosas de apoyo a la transición ecológica, que simplifiquen y aceleren los procesos de tramitación administrativa y de adjudicación de capacidad de acceso y conexión a la red eléctrica. 

Sólo con celebrar y adjudicar la subasta de acceso y conexión a red para 17.500 MW de renovables, anunciada recientemente por el Ministerio para la Transición Ecológica, se activarían inversiones por más de 10.000 millones de euros, desbloqueando una capacidad de generación que podría estar en operación dentro de dos años, contribuyendo, ya en el corto plazo, a una rebaja importante de la factura de la luz.

Es crucial que se prioricen proyectos maduros y sostenibles para acelerar la penetración de renovables y que se introduzcan criterios relativos a la integración de las tecnologías limpias de generación en el sistema eléctrico o el I+D+i. 

De igual importancia sería premiar iniciativas que privilegien la creación de valor en el ámbito local, como la generación de empleo, las recaídas económicas en las comunidades interesadas, el impacto en la cadena de suministro o en el tejido industrial.

El modelo energético y ambiental actual es el que dicta que se pague toda la electricidad a precio de la última tecnología que entre en el mercado, siendo en la mayoría de las ocasiones el gas el que marca estos elevados precios, a pesar de que estemos generando más energía que no depende de esta fuente energética. 

Esta manera de fijar los precios no permite que el propio mercado se beneficie de una rebaja de precios derivada de una mayor generación del parque renovable, por lo que es necesario cambiar la forma en que se produce y se consume la energía en España, abandonando la dependencia de fuentes de energía no renovables como el petróleo, el gas o el carbón y avanzando hacia un modelo de generación a partir de fuentes 100% renovables.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbase a nuestro Newsletter

Mantenemos sus datos en privado y sólo los compartimos con aquellas terceras partes que hacen el servicio posible. Lea nuestra política de privacidad para más información.

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors