VISÍTANOS en LATINOAMERICA
julio 20, 2022
En urgente remplazo al gas. Los desafíos de la UE para instalar 39 GW eólicos anuales y el rol clave de Iberia
En una entrevista exclusiva para Energía Estratégica España, Giles Dickson, CEO de WindEurope, advierte que “si no se mejoran los permisos, no podremos cumplir los objetivos de 2030”. Y apunta también sobre las cadenas de suministro. Asegura que “España puede convertirse en un centro europeo de la industria eólica flotante”.

La Unión Europea (UE) ya inició una carrera para alcanzar la autonomía energética, donde la prioridad será la incorporación masiva de renovables. Este objetivo se ve acelerado ahora por nuevas tensiones de suministro de gas provenientes de Rusia.

El objetivo europeo es alcanzar la neutralidad climática al 2050. Para ello deberá electrificar muchos procesos que hoy funcionan con combustibles fósiles, logrando que el 75% del consumo energético (57% con electrificación directa y el otro 18% indirectamente a través del hidrógeno renovable y sus derivados) se cubra con electricidad. En la actualidad, esa cobertura es sólo del 25%.

“La demanda de electricidad aumentará considerablemente, pasando de menos de 3.000 TWh en la actualidad a casi 7.000 TWh en 2050. La energía eólica será la primera fuente de electricidad como en la UE antes de 2030 y en 2050 generará el 50% de toda la electricidad consumida en la UE”, observa Giles Dickson, CEO de WindEurope.

Fuente: WindEurope

Cabe recordar que Europa quiere incorporar 510 GW de energía eólica para 2030, frente a los 190 GW actuales. Eso implica sumar 39 GW de nuevos parques eólicos cada año.

En una entrevista exclusiva para Energía Estratégica España, Dickson analiza el estado de situación para alcanzar estos objetivos y el rol que podrían adoptar España y Portugal durante ese trayecto.

¿Cuáles son los retos a los que se enfrenta Europa para incorporar 39 GW al año?

El problema no es la tecnología. Los aerogeneradores son ahora más grandes y eficientes que en el pasado. Pueden empezar a producir a velocidades de viento más bajas y producir electricidad renovable de forma más fiable.

La industria está preparada para suministrar estos volúmenes a un precio competitivo. La energía eólica es una de las formas más baratas de generar electricidad en Europa hoy en día, mucho más barata que las nuevas centrales de carbón, gas o nucleares.

El problema tampoco es la financiación. La energía eólica atrajo 41.000 millones de euros en nuevas inversiones sólo en 2021. Los inversores están deseosos de financiar proyectos de energías renovables. Hay suficiente dinero para financiar los 39 GW que necesitamos instalar cada año hasta 2030.

El problema tampoco es la aceptación. La gran mayoría de la gente apoya la transición energética hacia las renovables, muchos dicen que quieren más viento y curiosamente la aceptación de los aerogeneradores es mayor entre los ciudadanos que viven cerca de los proyectos.

Muchos de ellos han tenido buenas experiencias con la tecnología. Es posible que participen económicamente en los proyectos de energía eólica o que vean los beneficios económicos en términos de empleo e ingresos tac para sus municipios y regiones.

El principal problema para el desarrollo de la energía eólica sigue siendo la concesión de permisos.

Los procedimientos de autorización de nuevos proyectos de energía eólica son demasiado largos y complejos. Pueden tardar fácilmente más de 5 años. Exigen una documentación excesiva. No son lo suficientemente digitales. Las autoridades regionales encargadas de la concesión de permisos suelen carecer de personal y están desbordadas por la carga de trabajo.

La Comisión Europea ha propuesto algunas medidas útiles para agilizar los procedimientos de concesión de permisos. Entre otras cosas, el Plan de Acción REPowerEU de la UE afirma que la expansión de las energías renovables es una cuestión de «interés público general». Ahora los Estados miembros tienen que aplicar estas propuestas lo antes posible.

Si no se mejoran los permisos, no podremos cumplir los objetivos de 2030.

No obstante, ¿cree que el objetivo es demasiado ambicioso?

La Unión Europea quiere ser neutral desde el punto de vista climático en 2050.

Para alcanzar este objetivo, la UE quiere que haya 1.300 GW de capacidad de energía eólica en funcionamiento a mediados de siglo. 1.000 GW serán de energía eólica terrestre y los 300 GW restantes de energía eólica marina.

La UE no debe retrasar la aceleración de la energía eólica. Por ello, es positivo que la UE haya fijado objetivos ambiciosos para 2030 en la Directiva de Energías Renovables y en el Plan de Acción REPowerEU. El sector está preparado para alcanzar estos volúmenes.

Pero la pandemia de COVID-19 y la guerra en Ucrania han provocado graves interrupciones en la cadena de suministro de energía eólica. La energía eólica es una industria globalizada. Exportamos turbinas a países de todo el mundo. Al mismo tiempo, importamos materias primas y componentes.

Las interrupciones en los flujos comerciales internacionales, el aumento de los costes de transporte y la escasez de productos necesarios para la fabricación de energía eólica están presionando a nuestras empresas.

En el primer trimestre de 2022, los cinco fabricantes europeos de aerogeneradores tuvieron pérdidas, una situación insostenible.

Necesitamos que los gobiernos comprendan el valor estratégico de la energía eólica para el sistema energético del futuro. Mantener una cadena de suministro de energía eólica europea saludable tiene una importancia estratégica crucial para Europa, tanto en términos de política industrial como de seguridad.

La UE necesita urgentemente agilizar los permisos, introducir políticas industriales y comerciales coherentes que refuercen la fabricación europea, invertir en investigación e innovación y establecer mecanismos de apoyo.

Fuente: WindEurope

¿Cuáles son las recomendaciones de WindEurope para acelerar los procedimientos de concesión de permisos?

Acogemos con satisfacción las mejoras de los permisos que la Comisión propone en su Plan de Acción REPowerEU. Los Estados miembros deberían aplicar estas propuestas lo más rápidamente posible.

Ahora tienen que conceder todos los permisos para los nuevos proyectos de energía eólica en un plazo máximo de 2 años, y para los proyectos de repotenciación en un año.

Los Estados miembros deben aclarar las funciones de las autoridades públicas que intervienen en la concesión de permisos y crear las llamadas «ventanillas únicas».

Si las autoridades encargadas de conceder los permisos no realizan sus tareas en el plazo previsto, debería aplicarse el principio del silencio positivo: el permiso debería considerarse aprobado.

La UE quiere mucha más energía eólica nueva. Para conseguirlo, todas las autoridades pertinentes (incluidas las militares, las culturales, etc.) deben participar en los procesos lo antes posible y disponer de plazos claros en los que puedan hacer comentarios.

Como industria, nos esforzamos por garantizar una coexistencia feliz con otros intereses sociales y económicos que tienen intereses en la misma tierra y mar que queremos utilizar. También nos esforzamos por mantener un sano equilibrio entre la necesaria expansión de la energía eólica y la preservación de la naturaleza y la biodiversidad.

Por último, hay que dotar de personal suficiente y formar a las autoridades encargadas de conceder los permisos, y ayudarlas mediante la digitalización de los procedimientos.

Es una locura que los promotores de proyectos tengan que pagar actualmente decenas de miles de euros en costes de fotocopias por un solo parque eólico. Necesitamos soluciones digitales inteligentes que ayuden a acelerar el proceso de obtención de permisos, reducir la carga de trabajo y ahorrar costes.

¿Qué papel deben desempeñar España y Portugal en ese objetivo de 39 GW al año?

Un papel importante. Ambos son ya punteros en la generación de energía renovable. Las inversiones tempranas en renovables dan sus frutos en España y Portugal: hoy las renovables refuerzan su seguridad energética y reducen la necesidad de importar petróleo y gas extranjeros, que son caros.

Con 28 GW, España es el segundo país de Europa con mayor capacidad eólica terrestre, después de Alemania. Portugal también tiene mucha eólica terrestre y ahora ha instalado uno de los primeros parques eólicos marinos flotantes de Europa, WindFloat Atlantic.

El proyecto genera electricidad a partir de la energía eólica marina frente a la costa de Viana do Castelo. Según sus Planes Nacionales de Energía y Clima, tanto España como Portugal seguirán apostando por la energía eólica. España quiere aumentar su capacidad eólica de 28 GW a casi 50 GW y Portugal quiere 9 GW, un tercio más de lo que tiene actualmente.

¿Cuál cree que será el papel de la energía eólica marina en un futuro próximo? ¿Podría adquirir la misma relevancia que la energía eólica terrestre?

La eólica marina será la próxima gran frontera de la Península Ibérica. España está avanzando en su legislación sobre la eólica marina. El país ya está involucrado en la fabricación y logística de componentes eólicos marinos, por ejemplo, en la moderna fábrica de torres de Haizea en el Puerto de Bilbao.

Ahora es el momento de que España construya su flota eólica marina. España puede convertirse en un centro europeo de la industria eólica flotante. Ya han fijado un objetivo de hasta 3GW de eólica flotante para 2030.

Y Portugal podrá aprovechar la experiencia de WindFloat Atlantic. El Gobierno portugués tiene previsto celebrar este verano su primera subasta de eólica flotante, con la que espera poder producir entre 3 y 4 GW de electricidad renovable en 2026.

Para ambos países, la eólica marina flotante ofrece enormes posibilidades de desarrollo industrial y económico. Aportará empleo y nuevas fuentes de ingresos a las comunidades locales.

Hay muchas razones para ser optimistas sobre la eólica marina en Europa. Recientemente, los Gobiernos de Bélgica, Dinamarca, Alemania y los Países Bajos han firmado la Declaración de Esbjerg, en la que se comprometen a desarrollar conjuntamente 150 GW de energía eólica marina sólo en sus partes del Mar del Norte para 2050. Y a colaborar en proyectos transfronterizos, parques eólicos marinos híbridos, islas energéticas y producción de hidrógeno renovable en el mar.

Mientras tanto, el Reino Unido está consolidando su liderazgo en la eólica marina. El gran contrato de arrendamiento de fondos marinos de Scotwind en Escocia a principios de 2022 subastó espacio marítimo para casi 25 GW. Y la cuarta ronda de subastas de CfD del Reino Unido, en julio de 2022, adjudicó 11 GW a proyectos eólicos marinos a precios récord.

Pero la mayoría de los aerogeneradores seguirán estando en tierra. La UE quiere 1.300 GW de energía eólica para 2050: 1.000 GW en tierra y 300 GW en el mar. Esa es nuestra ambición.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbase a nuestro Newsletter

Mantenemos sus datos en privado y sólo los compartimos con aquellas terceras partes que hacen el servicio posible. Lea nuestra política de privacidad para más información.

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors