VISÍTANOS en LATINOAMERICA
junio 27, 2022
Entrevista exclusiva. Los planes de inversión en renovables de Endesa y sus retos para desplegarlo
Rafael González Sánchez, director general de Generación de Endesa, cuenta a Energía Estratégica España los programas que tiene la compañía para los próximos años: renovables, almacenamiento, hidrógeno verde, reconversión de plantas de carbón, entre otros ejes.

Endesa es una de las compañías eléctricas más importantes de la Península Ibérica. Y como tal, se ha fijado compromisos muy ambiciosos relacionados a la descarbonización: En los próximo dos años el 92% de su producción será libre de emisiones.

Para ello está desplegando un plan de renovables por 3.100 millones de euros, que se cuadruplicará al finalizar la década.

Además, se propone la incorporación de almacenamiento a partir de baterías, un fuerte programa para el hidrógeno verde, donde invertirá 2.900 millones de euros, y el cierre o reconversión de plantas termoeléctricas a carbón.

En una entrevista exclusiva para Energía Estratégica España, Rafael González Sánchez, director general de Generación de Endesa, repasa todos los planes de la compañía y puntualiza en los retos para desplegarlos.

¿Qué objetivos de desarrollos en proyectos de energías renovables se están proponiendo y cuáles son los principales desafíos que encuentran para alcanzar sus metas?

Los objetivos de desarrollo nacionales se encuentran plasmados de forma detallada en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC), que permitirá alcanzar una contribución renovable del 42% en 2030 sobre el consumo final de energía de España, superando así los objetivos fijados actualmente a nivel europeo en la directiva (UE) 2018/2001.

Cabe destacar que en fechas recientes la Unión Europea ha formulado una propuesta de modificación de dicha directiva que, una vez aprobada, supondría una revisión al alza de los objetivos en ella recogidos hasta alcanzar una contribución renovable de, al menos, el 45% sobre el consumo final de energía en 2030 en el ámbito de la Unión.

El principal desafío para alcanzar estas metas es la simplificación y aceleración de todas las fases del proceso de desarrollo de nuevas instalaciones renovables, particularmente en lo referente a su tramitación administrativa.

En este sentido, la propuesta de modificación de la directiva (UE) 2018/2001, antes citada, contempla una serie de medidas encaminadas a impulsar el desarrollo renovable y garantizar su aceptación social, tales como el establecimiento de áreas de desarrollo preferente para instalaciones renovables (“go-to areas”), el reconocimiento del interés público esencial del proceso de tramitación y desarrollo de instalaciones renovables y sus instalaciones de conexión a la red o el establecimiento de plazos máximos para su autorización, entre otras.

Endesa, a través de su filial renovable Enel Green Power España, tiene marcado el objetivo de en los próximo dos años el 92% de su producción sea libre de emisiones, lo que significa un crecimiento del 48% en la potencia instalada con fuentes renovables y una inversión de 3.100 millones de euros.

Por lo que la nueva potencia renovable que se sumará al mix energético de Endesa ascenderá a 4.000MW. De ellos, el 90% será solar y el resto, eólico. El despliegue renovable crecerá a una media de 1.300MW al año. Con ello, el 63% del parque generador peninsular estará libre de emisiones a cierre de 2024.

De la inversión estimada a 2030, 12 mil millones se destinarían a nueva potencia renovable para alcanzar los 24.000MW operativos. Esa inversión es un 20% superior a la estimada hace un año. Con ello, el volumen de potencia renovable triplicará los 8.300MW previstos a cierre de 2021.

Endesa ha presentado al Ministerio para la Transformación Ecológica 23 proyectos relacionados con el hidrógeno verde. ¿Cuál es el horizonte de puesta en marcha de esos 340 MW de electrolizadores que demandarán unos 2GW de renovables?

Endesa preparó un macroplan para impulsar el desarrollo del hidrógeno verde en España que contemplaba una inversión de 2.900 millones de euros.

Eran un total de 23 proyectos que se presentó en una carta de interés al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico para optar a los fondos Next Generation.

No son los únicos que presentamos: en total Endesa cuenta con una cartera de proyectos y planes que aspira a movilizar un total de 23.000 millones de euros de los fondos de Recuperación, Transformación y Resiliencia, repartidos en un total de 122 proyectos.

En relación a esos 23 proyectos, hay que aclarar que la cartera de Endesa es una cartera en evolución donde hay proyectos que entran y otros salen, ahora mismo seguimos estudiando nuevas oportunidades respecto a lo que se presentó en ese momento determinado.

Endesa ya está posicionando sus proyectos en la primera convocatoria del “Programa de incentivos a proyectos pioneros y singulares de hidrógeno renovable en el Marco del Plan Nacional de Recuperación, Transformación y Resiliencia”, cuyo plazo finalizó en mayo, y está trabajando igualmente para presentar nuevos proyectos al “Programa de incentivos a la cadena de valor innovadora y de conocimiento del hidrógeno renovable en el marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia”.

¿Cuáles son los desafíos más próximos que encuentran para el despliegue de ese plan, ya sea regulatorios, de demanda o, inclusive, financieros?

Uno de los desafíos a los que nos enfrentamos en el despliegue de renovables, es alguna oposición social y medioambiental que ha aparecido y que responde a que el grandísimo volumen de proyectos en tramitación ha creado una percepción de que el desarrollo de renovables va a ser superior al necesario.

Por lo que hay que remarcar la necesidad de seleccionar mejor los proyectos más interesantes y agilizar su tramitación, con el fin de poder hacer frente a los objetivos de la Transición Energética

Desde Endesa, además del desarrollo renovable, estamos trabajando en otras tecnologías que forman parte de nuestro plan de inversiones, como el almacenamiento, que actualmente aportan capacidades que no son remuneradas en el mercado español.

Esta tecnología puede aportar firmeza para la cobertura de la punta de demanda (actualmente no existe un mecanismo de capacidad) pero no existe un mercado remunerado de servicios de ajuste frecuencia-potencia.

Por ello es preciso desarrollar estos mecanismos o una ayuda transitoria mientras estos siguen avanzando, porque en mercados que sí valoran estos servicios, el almacenamiento ya es rentable.

Otras tecnologías, como la electrolisis del hidrógeno, necesitan diversas adaptaciones del marco regulatorio: acceso a la red, tramitaciones… Además, esta tecnología debe aún madurar en costes, por lo que, posiblemente, durante cierto tiempo será preciso establecer algún mecanismo de ayudas que movilice las inversiones.

Por otra parte, están desarrollando un ambicioso plan de cierre de centrales a carbón. ¿En qué instancias se encuentra?

En Endesa estamos comprometidos con el cierre de las centrales térmicas dentro del proceso de descarbonización sin dejar a nadie atrás, ni personal propio ni contratista.

De hecho, somos la única compañía en España que además de la solicitud de cierre de las plantas ha presentado en la misma documentación un plan de futuro de transición justa para el emplazamiento focalizándose en el empleo y en los proyectos renovables y /o alternativos y desarrollándolos en consonancia con las comunidades locales.

Buscamos sustituir la potencia térmica que se cierra, por la misma o superior generación renovable en cada emplazamiento con plena voluntad de permanencia en las áreas donde históricamente estábamos con el carbón generando riqueza y empleo, y ahora lo haremos pero con generación renovable y a través de proyectos empresariales innovadores que se desarrollarán en estas zonas.

¿La invasión de Rusia a Ucrania acelerará el objetivo de cierres al 2027?

En el caso de Endesa y dado que el conflicto no influye en la hoja de ruta marcada con el cierre del carbón, ni por seguridad de suministro, ni por mejora del precio de la energía, a diferencia de lo que ocurre en Alemania o Italia, nuestro objetivo es cerrar todo el carbón peninsular de España y Portugal, en el presente año 2022, quedando exclusivamente dos grupos en la Central de Alcudia en Mallorca con un funcionamiento por emergencia.

Para lograr el objetivo peninsular, estamos pendientes de recibir por parte de la Administración la autorización de cierre a la Central de As Pontes de 1.469MW y confiamos que sea en este verano.

Actualmente las Centrales de Andorra, Compostilla, Litoral, dos grupos de Alcudia y la de Pego (Portugal), que en total suponen una potencia de 4.190MW, están cerradas y avanzando muy positivamente en sus respectivos planes de futuro, fundamentalmente renovables.

Paralelamente, la invasión de Ucrania por parte de Rusia está acelerando la toma de decisiones de las Administraciones para impulsar la generación renovable, representando un giro estratégico que ya no tiene vuelta atrás.

¿Existe la posibilidad que estas centrales se reconviertan para operar con combustibles renovables, como biomasa, o inclusive en un futuro cercano con hidrógeno verde?

La apuesta de Endesa es sin duda que las centrales de combustión fósil se conviertan en proyectos renovables o hibridarlos con proyectos en los que el hidrógeno verde sea protagonista.

En esta estrategia estamos trabajando desde hace tiempo y estamos planteando proyectos en este sentido. Por el contrario, los proyectos de biomasa no los tenemos actualmente entre nuestras prioridades.

Finalmente, respecto al programa de repotenciación de parques eólicos, ¿qué tipo de objetivos se están proponiendo en cuanto a plazos, qué ventajas generarán esos saltos tecnológicos, cuánta nueva potencia podrían incrementar con estos cambios, y cómo será el modelo financiero a implementar para ejecutar el programa?

Los objetivos que se establecen no están directamente relacionados con los plazos, aunque sí es verdad que comenzamos a analizar los proyectos de repotenciación a partir del año 17 de operación del parque.

Pero la decisión de repotenciar y, especialmente, el momento de hacerlo vienen marcados por la conveniencia en términos operacionales, tecnológicos e incluso de mercado.

Las ventajas desde el punto de vista operacional son evidentes, al emplear modelos de aerogeneradores de última generación que optimizan el aprovechamiento del recurso.

Hay que recordar que los parques que estamos repotenciando estos años son los correspondientes a las áreas de mayor recurso eólico, las zonas donde hay más viento de nuestra geografía. Las ventajas atendiendo al compromiso energía–respeto ambiental son incluso mayores.

Vamos a generar un incremento de energía de origen renovable en ubicaciones donde ya había un impacto ambiental que, lejos de incrementarse, se va a reducir considerablemente.

No hablamos, en su mayoría, de repotenciaciones con incremento de potencia sino de energía. A su vez, todo el Plan de Repotenciación quedará embebido dentro de las políticas de reciclaje de materiales e impacto mínimo de ciclo de vida de los proyectos.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbase a nuestro Newsletter

Mantenemos sus datos en privado y sólo los compartimos con aquellas terceras partes que hacen el servicio posible. Lea nuestra política de privacidad para más información.

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors