VISÍTANOS en LATINOAMERICA
julio 19, 2022
Comportamiento de la industria. Los precios de módulos fotovoltaicos seguirían altos hasta 2024
Directivos de las principales empresas del mundo consideran que el valor actual ya podría haber alcanzado su máximo; pero, no observan una baja sustancial en el corto plazo.

A mediados del 2020, el Wp fotovoltaico llegó a cotizar tan sólo 17 céntimos de dólar. Actualmente, dos años después, el precio ronda los 27 céntimos, un 60% más. No obstante, este crecimiento no supone una mayor rentabilidad para las compañías fabricantes de módulos fotovoltaicos que, según sus balances, no obtienen ganancias mayores al 5%.

Alberto Cuter, director general para Latinoamérica de Jinko Solar, explica a Energía Estratégica que el aumento de precios de los paneles es consecuencia de la suba de los costes de la materia prima y de la energía.

Explica que, por lo contrario, la carrera de continuar ofertando a precios competitivos ha hecho que las compañías se pongan creativas y no vuelque al mercado las subas de costes reales.

Señala que, entre todos los insumos que han subido, el de mayor trascendencia es el silicio, que representa alrededor del 40 a 45% del coste de los paneles. A mediados del 2020 este metaloide estaba a 7 dólares por kilo. Hoy cuesta 42 dólares.

“El fabricante puro de paneles está en una situación bastante complicada”, indica Cuter. Señala que, por este motivo, Jinko ha decidido ingresar en el segmento upstream de la industria, iniciando la construcción de una fábrica de producción de silicio y aluminio.

La intención de la compañía es controlar los costes de producción de los componentes principales y mantener el nivel cualitativo de la producción de los módulos en todas las etapas de producción.

“En esta industria es fundamental estar integrados verticalmente con la intención de producir lingotes, obleas, celdas y módulos directamente a partir del silicio”, observa Cuter.

Y resalta: “De esta forma, además de controlar los costes, es posible mantener excelentes niveles de calidad y ofrecer al mercado productos a precios competitivos y de alta calidad”.

Precios que no bajarán en el corto plazo

Para el director de Jinko Solar “al menos en los próximos dos años no regresaremos a precios bajos” de módulos fotovoltaicos, “porque el valor del silicio, los componentes para fabricar módulos, como aluminio, vidrio, cobre, plata siguen siendo altos, el costo de la energía para producir también es alto y la demanda también sube”, justifica.

No obstante, Cuter observa: “Puede ser que el año que viene los precios bajen un poco, pero los valores que vimos a mediados del 2020 no lo vamos a ver”.

Por su parte, Mauricio González, Gerente de Ventas Chile de Trina Solar, durante el evento Latam Future Energy Summit Southern Cone, evento producido por Energía Estratégica y Invest In Latam, opinó en consonancia con Cuter: “El precio del módulo está estable y se espera que el precio del módulo a partir del Q1 empiece a bajar; eso es un hecho”.

El punto de vista también fue compartido por, Víctor Sobarzo, Gerente Sénior de Desarrollo de Negocios de JA Solar, quien agregó que desde la industria están haciendo esfuerzos por aumentar la eficiencia de los módulos fotovoltaicos, optimizar costes de logística para sus traslados y aumentar la producción.

Adelantó que JA Solar fabricará un 20% más de paneles, pasando de 40 a 50 GW anuales.

En tanto, Jinko Solar también aumentará su producción, de 37 a 43 GW por año desde el 2023.

El silicio limita el crecimiento al tiempo que los mercados florecen

Un cuello de botella a todo este crecimiento es que actualmente la industria del silicio es capaz de ofrecer al mercado fotovoltaico una cantidad para fabricar entre 240 a 250 GW anuales, pero la matriz productiva fotovoltaica es capaz de fabricar 400 GW.

“Este es uno de los temas más complicados que aparecen en la industria”, observa Cuter.

No obstante, el director general para Latinoamérica de Jinko Solar indica que hay voluntad de las empresas que extraen silicio en continuar produciendo.

Parte de ello se explica porque el costo de extracción y producción del metaloide gira en torno a los 10 dólares por kilo, y el de venta a los 40 dólares.

Y esta coyuntura se da en un momento de demanda plena de los mercados mundiales preocupados por instalar masivamente parques solares fotovoltaicos.

Según Cuter, el mercado que más demandará a la industria es el chino. El gigante asiático prevé la instalación de 108 GW de energía solar este año, duplicando su record del año pasado de 54,8 GW. Pero el objetivo de Beijing es llegar al 2030 (si no antes) a los 1.200 GW fotovoltaicos.

Luego, a los ojos del director general para Latinoamérica de Jinko Solar, Europa viene en segundo orden de importancia por los objetivos que se fijan allí. La UE plantea duplicar la capacidad solar fotovoltaica para 2025 (de 189 GW a 320 GW, lo que significa que en el continente se deberían instalar 44 GW anuales de esta tecnología) e instalar 600 GW para 2030.

Luego le sigue Estados Unidos, que se propone conectar 30 GW por año de capacidad solar al 2025, y 60 GW anuales entre 2025 y 2030. Quiere, al 2035, que el 40% de la generación provenga de fuentes fotovoltaicas.

Finalmente, Cuter indica que Latinoamérica también tendrá un papel importante en la demanda de la industria. Si bien el bloque de países no tiene objetivos concretos de crecimiento, ABSOLAR propone que en Brasil se llegue al 2030 con al menos a los 30 GW fotovoltaicos dentro de la matriz eléctrica brasileña.

“Este crecimiento de la demanda es una de las razones por lo que el precio del módulo seguirá siendo alto”, remata el especialista.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbase a nuestro Newsletter

Mantenemos sus datos en privado y sólo los compartimos con aquellas terceras partes que hacen el servicio posible. Lea nuestra política de privacidad para más información.

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors