VISÍTANOS en LATINOAMERICA
julio 7, 2022
Taxonomía verde. Rechazo en el sector renovable por el avance del gas y la nuclear en Europa
José Donoso, Director General de la Unión Española de Fotovoltaica (UNEF), manifiesta, en exclusiva con Energía Estratégica España, el descontento por la decisión del Parlamento Europeo de considerar al gas y a la nuclear como parte de la taxonomía verde.

En la sesión del 6 de julio, el Parlamento Europeo no se opuso a la propuesta de Bruselas de incluir en la taxonomía verde al gas y a la nuclear. 

La Comisión Europea (CE) considera que ambas fuentes de energía cumplen un rol en la transición energética y por eso determinó una clasificación de determinadas actividades para la mitigación del cambio climático.

Estas tienen un límite de tiempo y dependen de condiciones específicas y requisitos de transparencia.

Para vetar la propuesta, se necesitaba una mayoría absoluta de 353 votos. Los resultados finales fueron: 278 a favor de la resolución, 328 en contra y 33 se abstuvieron.

En diálogo con Energía Estratégica España, José Donoso, Director General de la Unión Española de Fotovoltaica (UNEF), se manifiesta en contra de esta iniciativa al igual que otros referentes de las asociaciones empresariales de las renovables. 

“Es una decisión incoherente y un paso atrás en el liderazgo europeo en la lucha contra la emergencia climática y la construcción de un modelo energético sostenible”, sentencia Donoso.

Asimismo, Juan Virgilio Marquez, CEO de la Asociación Empresarial Eólica, asegura a este medio que sostienen lo propuesto por la AEE tiempo atrás.

“No son energías renovables y su inclusión en la taxonomía verde puede generar confusión en los inversores, detrayendo fondos que deberían destinarse a las tecnologías renovables”, menciona en su comunicado.

Existe aún una posibilidad de que esta iniciativa no se lleve a cabo. El Consejo de la UE podría rechazar el texto sobre la taxonomía.

Para que esto suceda, sería necesario que se opongan el 72% de los países (20 de 27 capitales) y que representen, al menos, al 65 % de la población de la UE. 

Los países tienen tiempo de pronunciarse en rechazo de la medida hasta el 11 de julio pero aún no hay consenso. 

El debate

La etiqueta del gas y la nuclear ha dividido a países, políticos e inversores europeos. Desde la Comisión Europea ha alargado el debate hasta que en febrero del 2022 se definió por incluir a ambas energías como inversiones “verdes”. 

“Tenemos que abandonar lo más rápidamente posible fuentes de energía altas en emisiones de carbono, como el carbón. Durante esta transición, esto podría significar aceptar soluciones imperfectas”, dijo la comisaria de Servicios financieros, Mairead McGuinnes.

El gas libera CO2, pero menos que otros hidrocarburos como el carbón y muchos lo consideran imprescindible para la transición de la UE hacia una economía descarbonizada en 2050. La energía nuclear genera inquietud en materia de seguridad o de gestión de residuos radiactivos, pero apenas emite dióxido de carbono.

Países como Francia y Polonia, son muy dependientes de estas energías y apoyan esta normativa. 

España fue uno de los países en sostener que la medida “no tiene sentido y manda señales erróneas para la transición energética en el conjunto de la UE”, en la voz de la Vicepresidenta tercera y Ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera.

En la misma línea, los Gobiernos de Austria y Luxemburgo han amenazado con demandar a la UE si su propuesta se convierte en ley.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbase a nuestro Newsletter

Mantenemos sus datos en privado y sólo los compartimos con aquellas terceras partes que hacen el servicio posible. Lea nuestra política de privacidad para más información.

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors