VISÍTANOS en LATINOAMERICA
enero 16, 2023
"Insuficiente". García Posada: «Estamos preocupados por el futuro del almacenamiento luego del 2023»
El director de ASEALEN destaca el trabajo de la organización por el desarrollo de una normativa que impulse al sector luego de que en 2023 se terminen las ayudas del PERTE. Pronto se cumplirán dos años de la consulta pública del mercado de capacidad, ¿qué se espera?

El almacenamiento sigue siendo uno de los temas de mayor intriga para el sector energético ya que aún quedan muchas incógnitas y grises normativos que fomenten su desarrollo. 

El gobierno ya ha publicado convocatorias de ayudas por más de 300 millones de euros en el 2022 y hay una gran expectativa para que este año finalmente se determinen las definiciones legislativas que son necesarias para quitar los obstáculos en las tramitaciones. 

En entrevista con Energía Estratégica España, el Director de la Asociación Española de Almacenamiento de Energía (ASEALEN), Raúl García Posada, sostiene que existe una gran preocupación por el futuro del sector luego de que en el 2023 se terminen de otorgar las ayudas incluidas en el PERTE. 

Cabe recordar que los objetivos para estas tecnologías, definidos en la Estrategia de Almacenamiento Energético aprobada en febrero del 2021, establece la disposición de una capacidad total de unos 20 GW en el año 2030, contando con los 8,3 GW disponibles a día de hoy.

Asimismo, desde la industria, se espera que el nuevo objetivo de almacenamiento contemplado del Plan Nacional de Energía y Clima debe ser de 20 GW – sin contar los 8,3 GW ya instalados-, incluyendo 10 GW de bombeo reversible, 8 GW de baterías en plantas en suelo y 2 GW de baterías detrás de contador.

¿Qué balance realiza del 2022 sobre el almacenamiento en España? 

El balance que hacemos del año 2022 es positivo, pero insuficiente

Se han acometido varios avances regulatorios que facilitan la tramitación de los proyectos y se ha iniciado la modificación de los procedimientos de operación de Red Eléctrica para permitir una participación real en los mercados de los servicios de ajuste del sistema peninsular.

No así en los no peninsulares, que se está planteando su modificación pero sin establecer un mercado por esos servicios. 

Hay que destacar también el avance en los programas de ayudas del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, con el lanzamiento de las convocatorias de almacenamiento hibridado con generación renovable, repotenciación eólica y minihidráulica (con ayudas específicas para incorporar almacenamiento), la ampliación de las ayudas a almacenamiento en autoconsumo y la propuesta de resolución definitiva de las ayudas a I+D de almacenamiento energético que establece más de 350 MW / 700 MWh de proyectos.

Sin embargo, este año nos ha dejado patente el importante problema que enfrentan las instalaciones de almacenamiento independiente o “stand alone” para conseguir un punto de acceso y conexión en la red

Al ser tratadas como un generador, tienen que competir con el resto de la generación. Esto entraña en la práctica un bloqueo para grandes proyectos de almacenamiento, como los bombeos.

¿Cuáles son las expectativas respecto a las convocatorias para este año? 

Las expectativas respecto a las convocatorias son razonablemente altas en la convocatoria de hibridación, pese a incorporar ciertos requisitos que pueden suponer una barrera administrativa, como el requisito de potencia mínima del 40% sobre la potencia instalada de todos los módulos de generación renovable, en lugar de referenciarlo a la potencia de acceso. 

El propio valor del 40% puede resultar elevado para muchos promotores y conducir a una concentración de las ayudas en 5 o 6 empresas

Pese a ello, el impulso del sector esperamos que sea relevante ya que las ayudas permiten viabilidad financieramente proyectos de almacenamiento. 

Para el resto de las convocatorias dependerá del encaje que pueda tener el almacenamiento en los potenciales proyectos a repotenciar o en los proyectos específicos de los archipiélagos canarios y baleares. 

Desde ASEALEN estamos insistiendo en la existencia de esta posibilidad, que será única, pero el modelo de negocio en los sistemas no peninsulares no ayuda.

¿Cuáles son los principales desafíos para el 2023?

Lo que más nos preocupa es este carácter de impulso único. 

El marco de estas ayudas termina en el año 2023 y después de este PERTE no hay nada. 

Volvemos a la situación de hace 2 años: sin ningún instrumento que permita una mínima planificación, una previsión mínima de ingresos, un apoyo verdadero a grandes proyectos que almacenen mucha energía, que sean capaces de sustituir a los combustibles fósiles por la noche, en verano, cuando haya poco recurso eólico y solar… 

Pronto se cumplirán 2 años desde la consulta pública del mercado de capacidad que, aunque no sea un instrumento perfecto para conseguir los objetivos del PNIEC y de la Estrategia de Almacenamiento, sí que permitiría un desarrollo de parte del mercado de almacenamiento que necesitamos. 

Es fundamental que trabajemos todos, el sector y la administración, en definir e implantar ese instrumento específico para el almacenamiento.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbase a nuestro Newsletter

Mantenemos sus datos en privado y sólo los compartimos con aquellas terceras partes que hacen el servicio posible. Lea nuestra política de privacidad para más información.

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors